Adif y Renfe, un matrimonio en desacuerdo hasta en el tiempo de las averías

29 Sep

El gestor de la infraestructura, Adif, y la operadora, Renfe, no se pusieron de acuerdo ayer sobre el número de averías que maltrataron a los usuarios durante toda la mañana. Tampoco coincidieron en la valoración de los fallos. El primero –responsable de vías, catenarias y semá-
foros, entre otros asuntos– se limitó a calibrar las incidencias en función del rato que sus técnicos tardaron en repararlas. La segunda vio otra vez cómo los problemas en la infraestructura, ajenos a la empresa, perjudicaban a seis de las siete líneas de Cercanías.
La versión de Renfe hablaba de tres averías en total. La primera, detectada a las siete de la mañana en Sants, afectó a la C2 y la C10. Un portavoz de la compañía la atribuyó a un “fallo en la infraestructura”. No se solventó hasta 50 minutos más tarde, aunque, según Adif, la avería “en la señalización” se había arreglado en 10 minutos.

ÓRDENES MANUALES
Cuando se produce un contratiempo de este tipo, los técnicos tardan un rato más o menos largo en actuar pero, por poco que sea, los trenes deben esperar que las órdenes de circulación les lleguen de forma manual y las maniobras se alargan. ¿La consecuencia?: en este primer caso se acumularon demoras de 20 minutos de media. Pero la mañana no había hecho más que empezar.
El siguiente aviso fue en las mismas líneas en El Prat a las 8.10 horas, según Renfe, y el origen era idéntico. De nuevo, Adif quitó hierro al asunto y objetó que los errores en los semáforos se habían arreglado en unos escasos 10 minutos. Pero, para la compañía, las afectaciones se prolongaron hasta las 11.15 horas.
Y la tercera fue la peor para los cálculos de Renfe, ya que perjudicó a los viajeros de la C1, la C3, la C5 y la C7. Fue la que generó los retrasos más graves, que superaron la media hora. Adif fijó las 9.30 horas como el momento de inicio de la avería de Sants, en los trenes que salían en dirección a L’Hospitalet. Fuentes de esta entidad dependiente del Ministerio de Fomento dijeron que los operarios habían reparado el fallo en la señalización a las 10.20 horas aunque, para Renfe, la normalidad en el tráfico ferroviario no se recuperó nuevamente hasta las 13.30 horas.

CONSECUENCIAS DE LA HUELGA
Adif se refirió después a otro incidente, en la misma estación, localizado a las diez de la mañana, aunque no descartó que se tratase de las repercusiones del que había comenzado poco antes. A la espera de que las investigaciones pertinentes lo aclaren, el gestor de infraestructuras reveló que esta última avería de la mañana finalizó a las 12.15 horas.
Todo esto en un día de huelga convocado por el sindicato CGT en trenes de larga distancia que afectó a tres convoyes, dos AVE del recorrido Madrid-Camp de Tarragona y un Euromed entre Valencia y Barcelona, que anularon los viajes.

Ya les digo yo que en las estaciones de la red fuera de Barcelona ciudad no había informadores ni nadie que aclarase el porqué de las demoras que informó El Periódico. Pasó septiembre y seguimos igual señor Morlán.

La estrategia de Adif y Renfe es pasarse la bola el uno al otro. El gran problema del traspaso a las Comunidades es que Adif se quedará con las estructuras, por lo que estos “malentendidos” entre ambas compañías socavarán aún más los derechos de los usuarios y la calidad del servicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: