Más uso del metro, menos de Cercanías

11 Dic

Algo esperable dado el pésimo servicio de trenes.

Suben los usuarios del metro de Barcelona, bajan los de Cercanías. Esos dos datos que ayer aportaba este diario tienen una sencillísima explicación: el metro ha mejorado su servicio y Renfe ha empeorado el suyo, en parte, y solo en parte, por las obras de llegada del AVE. El metro superará este año los 365 millones de validaciones (viajes), con un incremento del 3,4% sobre el 2006, lo que supone alcanzar el listón simbólico y largamente buscado por la empresa TMB del millón de viajes diarios. Ha sido esencial la entrada en servicio de nuevos trenes en las líneas L-1 y L-5, lo que ha permitido una mayor frecuencia de paso, y la ampliación, todavía tímida, de los horarios nocturnos. Esa política de más convoyes y más horas de servicio deberá continuar para alcanzar el objetivo de que en el 2010 el tiempo máximo de espera en hora punta se reduzca a los dos minutos y medio.
El principal problema del metro no es, sin embargo, el de la fRecuencia de paso, sino que la red se ha quedado pequeña. La gestión de la Generalitat bajo Jordi Pujol fue en este terreno muy deficiente, por más que ahora los dirigentes de CiU desfilen tras la pancarta del derecho a decidir en infraestructuras. Ellos tuvieron el derecho, y la obligación, de decidir más estaciones de metro y lo hicieron a un ritmo muy lento, a diferencia de lo que hizo la Comunidad de Madrid, que ha sacado en ese campo una enorme ventaja a Barcelona. Claro que también los actuales gobernantes de la Generalitat se muestran demasiado poco ambiciosos en la expansión de la red de metro, con el argumento de que sale demasiado cara. La mejora de la financiación de la Generalitat debería servir para superar estas reticencias.
En cuanto a los datos de Renfe, a nadie puede sorprender la caída de un 15% de los viajeros que cada día usan las líneas C2 sur y la C10, es decir, las pertenecientes al corredor de Sants-Bellvitge-San Vicenç de Calders. Retrasos, constantes incidencias y, finalmente, la supresión del servicio han sido decisivos en la huida de los usuarios hacia otro tipo de transporte. En manos de Fomento, Adif y Renfe está ahora dar la vuelta a esas cifras, lo que solo se logrará con una mejora sustancial del servicio. Las infraestructuras del transporte están en el ojo del huracán en la política catalana, como demostró la manifestación del día 1. Pero en esto, como en todo, conviene que cada palo aguante su vela y responda de sus competencias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: